Hoy en día estamos acostumbrados a todo tipo de noticias, pero cuando las víctimas son niños inocentes no puede dejar de impactarnos.

La historia que os contamos a continuación sucedió en Newport, Oregón.

Fue el sábado 16 de mayo del 2018, el menor de 6 años apareció en la casa de su vecino completamente ensangrentado y gritando: «¡Mi madre quiere matarme!»

El vecino inmediatamente avisó a las autoridades pertinentes.

Cuando la policía llegó a la casa encontró a Lynn Villagomez, madre de 34 años, acostada en la cama con su otro bebe de tan solo un año.

Este se encontraba bajo los efectos de varias sustancias y presentaba síntomas de estrangulamiento.

El menor de 6 años presentaba en el cuerpo un total de siete puñaladas, pero afortunadamente logró sobrevivir.

La madre lo único que le dijo a las autoridades es que su hijo «se lo merecía».