El término Eisoptrofobia se refiere al pánico irracional a verse reflejado en un espejo.

Esta fobia puede deberse a un problema psicológico, pero realmente esto se remonta a culturas ancestrales del ser humano con respecto a lo que estos objetos -espejos- pueden hacer.

En algunas culturas los espejos están prohibidos, y en otras los espejos deben taparse en tiempo de luto después del fallecimiento de un familiar.

Quienes padecen este síndrome presentan episodios de falta de aire, sudoración y ansiedad cuando están cerca de algo en lo que se podrían reflejar.

Algunas de estas personas lo padecen por baja autoestima, y no desean verse reflejados para no juzgarse. Este rechazo va aumentando gradualmente hasta convertirse en una auténtica fobia.