Desgraciadamente no todo el mundo puede permitirse salir a comer a un restaurante, por eso mismo un emprendedor japonés decidió abrir un restaurante en el que si no tienes dinero para pagar tu cuenta puedes saldarla trabajando, como camarero, barriendo o incluso lavando los platos.

El lugar tiene capacidad para atender a 12 personas, ya que él es el único empleado, la ayuda extra viene de los clientes que trabajan para pagar su cuenta.

Debido al reducido tamaño la gente hace cola para entrar, ya que en este restaurante sirven platos de comida deliciosos, además de que esta idea debería servir de ejemplo para muchos.