La Ouija es un conocido juego que consta de una tabla de madera con números y las letras del abecedario, con este tablero supuestamente nos podemos comunicar con el “mas allá”.

Es un objeto mayoritariamente usado por adolescentes atrevidos que buscan experimentar.

A continuación te vamos a contar algunas historias reales sobre este misterioso juego:

El gato negro

“Tenía 13 años, y me había quedado a pasar la noche en casa de un amigo. Su hermana, el y yo empezamos a jugar a la Ouija, y esta formaba muchas palabras extrañas y sin sentido. Todo nos parecía muy gracioso hasta que apareció la frase “Puedo verlos a través de la ventana” y después “Puedo verlos a través de sus ojos”. No entendíamos nada, decidimos mirar por la ventana del sótano pero solo se alcanzaba a ver el oscuro bosque. Poco después salió este mensaje “Estoy bajo el auto”. Reunimos toda nuestra valentía y salimos fuera de la casa, debajo del coche encontramos un gato negro con enormes ojos haciendo ruidos muy extraños, nos dió tanto miedo que salimos corriendo y jamás hemos vuelto a jugar a la Ouija”

Abuela biológica

Anuncios

“Mi amiga y yo encontramos una Ouija en el ático, comenzamos a jugar y lo único que nos apareció fue un nombre, “Gemma Jane“. En ese momento no entendimos nada, pero tiempo después supimos que mi amiga era adoptada y que su abuela biológica había muerto el mismo día que jugamos a la Ouija, su abuela se llamaba Gemma Jane Parham.”

La tia solterona

“Mi tia abuela nunca llegó a casarse, cuando tenía 16 años mantenía una relación seria, y quería saber si su pareja y ella llegarían a casarse. Para ello usó una Ouija y está le respondió que no se casarían, desconcertada mi tia le preguntó si lo dejarían, a lo que la Ouija también dió una respuesta negativa. Entonces preguntó si alguno de los dos moriría y la Ouija respondió que si. Mi tia asutada dejó de jugar en ese momento pero una semana después su novio falleció en un accidente en la fábrica donde trabajaba”

¿Jugarías a la Ouija?