En China hay una provincia llamada Sichuan, localizada al suroeste. En este lugar los niños que quieran asistir a la escuela tienen la obligación de trepar cada día por una pared de 800 metros.

En ella hay unas escaleras improvisadas que, aunque de una forma muy peligrosa, facilitan algo las cosas a esos niños.

Estos pequeños deben tener mucho cuidado en cada paso que dan hacia su escuela, cualquier fallo puede suponerles la muerte.

Estas fotografías vieron la luz gracias a un reportaje, y han hecho que la sociedad china presione al gobierno para que haga algo al respecto.

Algunos de los niños prefieren quedarse a dormir en la escuela para no tener que realizar este recorrido dos veces al día, aunque esto muchas veces signifique no ver a sus familias durante por lo menos 3 meses.

En este pueblo mueren al año entre 4 y 8 personas por caer desde las rocas.


¿Qué te parece?