¿Por qué alguien inocente confesaría algo tan grave? Aquí te lo vamos a explicar.

Un equipo de científicos que ha dedicado a investigar por qué personas inocentes acaban en prisión por crímenes que no han cometido.

Es imposible determinar con exactitud cuántas personas han sido condenadas de forma injusta en EEUU, los casos que si se saben de la vida real han ayudado a conocer algunas de las causas que llevan a una condena injusta, y la principal es: una falsa confesión.

Esto llega a ser tan grave que el 25% de las exoneraciones que se realizan por una prueba de ADN en EEUU son por una confesión falsa.

Aunque creas que nadie sería capaz de confesar una violación o asesinato que no ha cometido, esto no es así. Estudios demuestran que una persona inocente es especialmente vulnerable en un interrogatorio.

¿Cuáles son la causas que llevan a esto?

Generalmente hay tres causas que llevan a una persona a confesar un delito que no cometió.

En primer lugar, los agentes de policía en las primeras etapas de la investigación pueden confundir ciertos comportamientos y relacionarlos con la culpabilidad cuando no es así. Esto llevará a una persona inocente a ser interrogada.

A continuación, las técnicas que en ocasiones se utilizan en los interrogatorios. Estos pueden estar repletos de acusaciones afirmando que el sospechoso es culpable, también la policía tiene la potestad de mentir por lo que pueden hacerlo acerca de una falsa evidencia que relacione al interrogado con el crimen.

Una vez que el sospechoso inocente confiesa el crimen no basta con que diga «yo lo hice», se exige una confesión detallada que en muchos casos se da, debido a que anteriormente los policías han mostrado fotos e incluso hablado de detalles en el interrogatorio.

¿Quiénes son los más vulnerables a hacer una falsa confesión?

Los investigadores descubrieron que hay personas que son especialmente vulnerables a sufrir esto.

Por ejemplo, las personas jóvenes son más débiles en este aspecto que las adultas. Los jóvenes son mas incapaces de pensar en las consecuencias a largo plazo, se sugestionan más y son propensos a pensar en una recompensa inmediata.

«Si confieso ahora esta noche me iré a mi casa».

Las personas que padecen enfermedades mentales o deficiencias cognitivas también son altamente vulnerables.

Otro factor que favorece una falsa confesión es la falta de sueño. Normalmente la policía interroga a los sospechosos durante las horas normales de sueño (00:00 a 8:00).

Para investigar esto, se reunieron a 88 estudiantes universitarios. En comparación con los que sí habían dormido, los estudiantes a los que se les había privado del sueño eran más propensos a reconocer un error que no habían cometido.