A principios de 2016 las fotografías de una joven de 19 años conmovieron los corazones de un país, Nigeria.

Se trata de Rahama Haruna, que debido a una extraña deformación no pudo desarrollar su cuerpo.

Cuando nació sus padres intentaron curarla de todas las formas que conocían pero cuando unos curanderos de su pueblo culparon de esa malformación a los espitirus malignos, Rahama tuvo que aprender a vivir con su peculiar condición.

Su hermano pequeño la llevaba cada día metida en un cubo desde su pueblo hasta el centro de la ciudad, donde con la única extremidad funcional que tenia, su brazo derecho, pedia limosna.

Un día en el que Rahama, como siempre, pedia en la calle, un fotógrafo y periodista llamado Mohammed Maikatanga la conoció.

Anuncios

Mohammed grabó un video y le tomo varias fotografías a Rahama y al difundirse por los medios de comunicación la gente se movilizó para ayudarla.

Alguien le donó una silla de ruedas para que fuera más fácil trasladarla de un lugar a otro.

Muchas otras personas criticaron todo esto ya que lo consideraban una mentira. Pero Rahama ignoro toda critica y afrontó la vida con una sonrisa dando gracias por la oportunidad de estar viva.

Tristemente Rahama Haruna falleció el 25 de Diciembre del 2016.