La comunidad Amish se caracteriza por tener unas normas muy estrictas y llevar una vida sencilla.

Pero desafortunadamente aunque muchas personas lo vean como una tradición en la que simplemente adoptan una forma de vida sencilla, otras personas denuncian que las mujeres sufren varios tipos de abusos.

La mujer amish vive una vida con sumisión al hombre. Y en cuanto a la maternidad, todo el grupo se hace cargo de la crianza los niños, pero es cierto que la mujer desempeña literalmente todas las tareas del hogar además de la de criar a sus hijos también.

Las mujeres se dedican exclusivamente a las tareas domésticas, todas realizadas de forma manual ya que los amish tienen prohibido el uso de cualquier aparato moderno o tecnológico. También se dedican a la elaboración de postres o dulces que muchas veces venden en tiendas, ferias y restaurantes amish.

La mujer amish debe vestir con un vestido que solo es ajustado en la cintura, de color azul o gris, y debe llevar el pelo cubierto por una capota o gorra de oración en todo momento.

Los niños y las niñas asisten a la escuela solo hasta los 14 años, después pasan a ayudar en las tareas a sus padres y madres respectivamente, ya que dicen que una mayor educación podría hacer de esos niños personas orgullosas.

Las mujeres amish tienen prohibido estudiar La Biblia.

Cada comunidad amish sigue sus normas, pero hay algo en común y es que los amish no obligan a sus hijos a seguir sus creencias, estos son bautizados de adultos.

Cuando cumplen 16 años y hasta que se casen, pasan por un periodo que se llama Rumspringa (‘correr fuera o dentro’) en el que pueden experimentar con tecnologías, salir de su comunidad, beber alcohol, viajar… Y después deciden si realmente quieren ser amish o no. El 90% opta por llevar una vida amish.

Las parejas amish tienen una media de entre 8 a 10 hijos, y es muy común la endogamia en estas comunidades.

Después de casarse el hombre dejará de afeitar su barba, y la mujer no se cortará más el pelo. Esto lo hacen por la modestia, humildad y prudencia que debe estar presente en sus vidas.