Las plantas tienen sentimientos, o eso parece haber probado el experimento que a continuación os vamos a mostrar.

Esto lo hicieron los niños de una escuela en Dubai, durante 30 días debían decirle cosas bonitas, darle afecto y amor a una planta, y a otra decirle malas palabras y ofensas.

La idea fue de Ikea que utilizó dos de sus plantas aislándolas, y allí asistían los niños para proceder al experimento.

Mucha gente en los comentarios del vídeo exigía que el experimento se realizara con más plantas ya que decían que podría estar amañado.

No podemos saber a ciencia cierta si es cierto o no, si lo fuera tendría que cambiar la forma en que muchas personas ven el mundo, y si no fuera cierto también deberíamos concienciarnos porque aunque las plantas no tuvieran sentimientos si son seres vivos e imprescindibles para nuestra supervivencia, debemos cuidarlas.

También hay que ver este experimento como una protesta contra el bullying, un problema que por desgracia está en las escuelas de todo el mundo.