Si bien es cierto que para la maldad no existe edad, resulta escalofriante que personas de muy cortas edades sean capaces de matar a sangre fría…

Aquí te hablaremos de algunos de los asesinos más jóvenes de la historia.

Eric Smith, 12 años

Padecía síndrome explosivo intermitente como consecuencia del bullying al que era sometido en la escuela.

En un campamento de verano se encontró a un niño de cuatro años perdido en el bosque y en lugar de ayudarlo lo alejó aún más, e intentó estrangularlo aunque terminó por matarlo golpeándole con una piedra en la cabeza, después lo violó y sodomizó con un trozo de madera.

Jordan Brown, 11 años

Nunca superó el divorcio de sus padres. Su padre rehizo su vida, se casó con otra mujer y tuvieron un hijo juntos. Un día que su padre se fue a trabajar, Jordan aprovechó para pegarle un tiro a su madrastra con la escopeta de su padre. Después asistió al colegio como si no hubiera pasado nada.

Natsumi Tsuji, 11 años

Era aficionada a las películas sangrientas y de terror, pero nadie imaginó que eso la llevara a cometer el terrible acto de asesinar a su mejor amiga. Le pidió que jugaran en el patio trasero de la escuela y allí le vendó los ojos y con un cúter le cortó la garganta y le mutiló los brazos.

Daniel Bartlam, 13 años

Asesinó a su madre a martillazos cuando se quedó dormida en el sofá, y después la violó en repetidas ocasiones. Todo por no dejarle ir a la fiesta de cumpleaños de un amigo. Después quemó la casa para ocultar las pruebas.

Mary Bell, 11 años

Estranguló y mutiló a un niño de 4 años llamado Brian Howe, con una navaja escribió sus iniciales MB en su abdomen y terminó cortándole los testículos.

George Stinney, 14 años

Violó a sus primas de 8 y 11 años, y después las golpeó repetidamente con un hierro hasta que acabó con la vida de ambas. Intento ocultar el crimen enterrándolas en el patio trasero de su casa, pero le descubrieron en pleno acto.

Ha sido la persona más joven ejecutada en Estados Unidos.

Joshua Phillips, 14 años

Él estaba jugando baseball en el jardín cuando su vecina de 9 años llegó, y sin querer la golpeó con el bate. Como la niña no dejaba de llorar Joshua desesperado la mató a batazos y la apuñaló 11 veces. Escondió el cadáver durante una semana debajo de su cama hasta que su madre lo encontró por el terrible olor.