Chen, un pasajero de 25 años, se preparaba para viajar en avión en una aerolínea de su país, China.

Todo iba bien, hasta que el joven comenzó a sentir un calor agobiante. Debido a que la ventilación no le resultó del todo buena decidió abrir la puerta de emergencia del avión produciendo un enorme desastre que hizo que el vuelo se cancelase.

Chen explicó que al tirar del mango toda la puerta se derrumbó y ahí le entró el pánico ya que se desplegó incluso el tobogán de emergencia.

Estuvo detenido por más de 15 días, y deberá pagar 11.000$ para cubrir los daños que causó.

Pero al parecer la relación de los chinos con los aviones no es muy buena, ya que hay muchas historias que nos recordarían a esta, como la de una mujer que arrojó monedas al motor del avión para tener suerte en el vuelo.