Anuncios

El maquillaje es una buena herramienta para ocultar signos de cansancio en nuestro rostro, pero como todas las cosas hay que usarlas con responsabilidad.

Anuncios

Theresa Lynch, una australiana de 50 años, nos demostró esto. Pasó 25 años sin retirarse correctamente la máscara de pestañas y casi le cuesta la vista.

daily mail

Theresa comenzó a sentir molestias en sus ojos, irritación y una sensación extraña en sus párpados.

Una oftalmóloga revisó los ojos de Theresa y descubrió que la molestia en sus párpados era debida a una protuberancias calcificadas producidas por el residuo de máscara de pestañas que se aplicaba diariamente.

Anuncios

El residuo de máscara de pestañas había entrado a través de la delicada piel de los párpados y lo hizo tan profundamente que comenzaron a almacenarse unas partículas sobre otras.

El terrible error de esta mujer fue llevar siempre mucho maquillaje, pero sobretodo saltarse muchas veces la limpieza nocturna e irse a dormir maquillada durante años.

Theresa dice que la sensación era como si le hubieran tirado un vaso de arena encima.

La doctora que la atendió publicó un estudio sobre este caso para advertir a la población de la peligrosidad de estas prácticas insalubres.

«Cada vez que Theresa pestañeaba, esas protuberancias raspaban su ojo amenazando su vista, porque se pudo haber producido una infección terrible».

Afortunadamente Theresa acudió a tiempo al oftalmólogo y pudo salvar su vista. Y sin duda no volverá a saltarse la rutina de limpieza nocturna nunca más.

Comparte esta publicación para concienciar a todos.

Anuncios