Normalmente a nadie le gusta compartir su hogar con ningún tipo de insecto, y menos con peludos arácnidos de largas patas, casi se podría decir que acabar con ellos cuando somos conscientes de su presencia es casi un acto reflejo.

Sin embargo puede que hacer eso sea un grave error, no solo por matar a un inocente ser vivo, también puede tener otras consecuencias.

En el mundo hay aproximadamente 50.000 tipos de arañas, muchas de ellas viven en el exterior pero también las hay que se refugian en interiores, y realmente no suponen ningún peligro para el ser humano como normalmente se cree.

La realidad es que aunque no las veamos a simple vista en la mayoría de los hogares se refugian pequeñas arañas. Estas realizan una tarea importante en nuestras casas como es evitar otras plagas que si podrían suponer un problema para nuestra salud.

Las arañas son depredadoras y se alimentan de otros insectos muchos de ellos pueden transmitir enfermedades al ser humano como son los mosquitos.

La verdad es que independientemente de que tipo, todas las arañas forman una parte muy importante en el ecosistema. Se sabe que una picadura de araña es extremadamente raro y salvo algunas especies tropicales, las arañas no suelen ser peligrosas.

Si tienes fobia o rechazo a estas pequeñas criaturas es mejor que las atrapes y las liberes en el exterior, pero si puedes soportarlo está bien tener arañas en su hogar.