Todos alguna vez hemos oído hablar de esta tradición, incluso la hemos presenciado en directo o participado activamente en ella, tirar arroz a los novios cuando salen de la iglesia o del juzgado, pero ¿por qué se hace esto?.

Esta tradición que se realiza mundialmente tiene un origen muy particular, aunque pocas personas lo conocen.

Esta acción que se realiza al finalizar la boda tiene relación con la fertilidad. El arroz tiene que ver con este aspecto, simboliza la unión y la buena fortuna para la pareja, lo que antiguamente era básicamente tener hijos.

Tirando arroz a los novios se les desea básicamente una gran descendencia, como la cantidad de granos de arroz que son arrojados. Esta tradición de origen oriental se ha ido colando en la cultura de muchos países alrededor del mundo.

Como dato importante, el grano utilizado no siempre fue el arroz, cualquier tipo de cereal era válido para desearle a los novios una larga y próspera vida juntos.

En la Antigua Roma el trigo también se asociaba con los buenos deseos para una pareja recién casada. Por ello algunas novias llevaban espigas colocadas en su cabello y su pareja las repartía también entre los invitados, acompañándolas de frutos secos y pastel, para que posteriormente al terminar la ceremonia los invitados se lo arrojaran.

Poco a poco la tradición del arroz se ha ido modificando, y en muchas ceremonias podremos ver que en lugar de este cereal arrojan pétalos de flores, pompas de jabón, conffeti, entre otras cosas.