Todos hemos cometido locuras en estado de embriaguez, llamar a tu ex, abrazar a un desconocido y decirle cuanto le quieres.. Pero un joven de Estonia ha superado todas las espectativas.

Este turista de apenas 20 años, llamado Pavel, no regresó a su hotel tras una noche de fiesta, pero fue encontrado en una montaña en el Valle d’Aosta.

Todo fue causado por un error al girar en una calle, eso le hizo seguir caminando hacia la cumbre de la montaña, a pesar de que el no tenia ni ropa ni zapatos adecuados para la escalada y mucho menos para la nieve.

Fue a las 3 de la mañana cuando Pevel vio una cabaña que resultó ser un bar, a una altitud de 2.400 metros. Y aunque este ya estaba cerrado nuestro aventurero entró de todas formas, y ahí fue encontrado a la mañana siguiente por los trabajadores del lugar.

Al día siguiente Pevel regresó al bar pero esta vez en moto de nieve para agradecer la ayuda que le habían prestado.