Escapó hace medio siglo de en ese momento, la cárcel más segura del mundo.

Ahora ha enviado una carta a las autoridades para informarles de que no murió en la fuga, pero que si está gravemente enfermo por su edad y que si le aseguran que tan solo pasará un año en la cárcel con cuidados médicos, regresará.

Se fugó con otros dos presos, utilizando una balsa improvisada, por ello los policías dudaron de que cualquiera de ellos pudiera haber sobrevivido, aunque nunca encontraron sus cuerpos.

Han analizado las huellas de la carta pero no han podido esclarecer si son de cualquiera de los tres prófugos, aunque creen que fue enviada por John Anglin.

La carta fue enviada en 2013 a las autoridades pero ha salido a la luz 5 años después.

«Mi nombre es John Anglin. Escapé de Alcatraz en junio de 1962 con mi hermano Clarence y Frank Morris. Tengo 83 años de edad y estoy en malas condiciones. Tengo cáncer.Sí, lo logramos esa noche, ¡pero por poco! Frank murió en octubre de 2005. Su tumba está en Alexandria con un nombre distinto. Mi hermano murió en 2011. Si anuncian en televisión que yo prometo ir a la cárcel por no más de un año y recibir atención médica, escribiré nuevamente para dejarles saber exactamente dónde estoy. Esto no es broma, es la verdad, honestamente”.

Los presos pasaron 6 meses haciendo unas cabezas de papel maché para engañar a los guardias y fabricando la balsa con la que huirían por mar.